Que son los ácidos Omega 3

acidos-grasos-omega3.jpg

Los ácidos grasos omega 3 son ácidos grasos poliinsaturados esenciales, que el cuerpo humano no puede elaborar a partir de otras sustancias y que, por lo tanto, ha de ingerir a través de la dieta, ya que son necesarios para que se desarrollen correctamente funciones básicas del organismo como el metabolismo lipídico, la coagulación y presión sanguíneas, o la regulación de los procesos inflamatorios. También contribuyen al buen funcionamiento del cerebro, el sistema inmune y el sistema nervioso.

Los principales ácidos grasos omega 3 son el ácido linolénico (de cadena corta), el eicosapentaenoico (EPA) y el docosahexaenoico (DHA), ambos de cadena larga. Aunque el ácido linolénico es imprescindible para el organismo, los EPA y los DHA tienen la capacidad de prevenir o contrarrestar las consecuencias de ciertas enfermedades, como las de tipo cardiovascular. Por este motivo, aquellos alimentos que han sido enriquecidos con omega 3 deben contener EPA y DHA y no solo ácido linolénico.

Omega 3 y 6

Los omega 6 son derivados del ácido linoleico y también son necesarios para el organismo, pero su consumo excesivo está relacionado con la aparición de procesos inflamatorios y arteriosclerosos.

Es muy importante que exista una correcta relación en la proporción en que se ingieren los ácidos grasos omega 3 y omega 6. La proporción ideal es la que contienen las semillas de cáñamo, tres partes de omega 6 y una parte de omega 3 (3/1), aunque las proporciones 4/1 y 5/1 también son beneficiosas para la salud. Algunos estudios nutricionales han descubierto que las dietas occidentales, y especialmente la estadounidense, pueden llegar a tener proporciones 10/1 e, incluso, 30/1, lo que incide negativamente sobre la salud.

La falta de aporte de ácidos grasos omega 3 puede provocar un desequilibrio entre ambos (omega 3 y omega 6) y, para corregirlo, es preciso incrementar el consumo de alimentos que contengan mayor cantidad de omega 3 frente a omega 6, tomar suplementos de omega 3 (cuando no pueda obtenerse a través de una dieta adecuada) y disminuir, además, el consumo de aquellos alimentos con una cantidad excesiva de omega 6.

Beneficios de los Omega 3 para el organismo

Para hablar de los beneficios del omega 3 hay que remontarse a la década de los 70, durante la cual se realizaron algunos estudios que comprobaron que consumir de manera frecuente pescado azul podía reducir la incidencia de enfermedades cardiovasculares. Poco después, en 1982, el bioquímico Ralp Holman analizó el tipo de pescado consumido por los esquimales (población que se caracterizaba por la escasa incidencia de infartos y otras afecciones cardiovasculares) y descubrió la presencia de ácidos grasos omega 3 en estos pescados.

Pero son muchas las investigaciones que se han realizado en torno al omega 3, las cuales han demostrado que se trata de un gran aliado para la salud que no debe faltar en los alimentos de nuestro día a día. Entre los hallazgos destacan que esta sustancia beneficia al corazón después de un infarto, pues favorece la contracción del corazón y disminuye la fibrosis en la zona no dañada, también mejora la calidad del semen o ayuda a reducir los síntomas del asma, entre otros.

 

Entre los efectos beneficiosos de los ácidos grasos omega 3 para nuestro organismo se puede destacar que:

  • Tienen propiedades antiinflamatorias que contribuyen a aliviar los síntomas de enfermedades como la artritis reumatoide.

  • Son necesarios para el correcto funcionamiento de los ojos, del cerebro y de los nervios.

  • Ayudan en el control de la coagulación de la sangre.

  • Reducen los niveles de triglicéridos en la sangre

  • Disminuyen la presión arterial en personas con hipertensión.

  • Evitan que se formen trombos en los vasos sanguíneos gracias a su efecto vasodilatador.

  • Favorecen el funcionamiento del sistema inmunológico.

  • Evitan algunos trastornos en la piel, como la psoriasis.

  • Previenen ciertos tipos de cáncer (mama, colon y próstata).

  • Reducen los síntomas de las personas asmáticas y mejoran su función pulmonar.

  • Consumirlos durante el embarazo contribuye al desarrollo normal del cerebro y de los ojos del feto.